A la hora de realizar un viaje largo o “low-cost” por algún lugar, siempre sale la idea de hacer autostop. Los medios de transporte convencionales por lo general suelen salir bastante caros y hacer autostop posibilita ahorrarse algo de dinero. Si bien eso es cierto, nosotros también recomendamos el dedo por ser una buena forma de conocer y conectar con gente del lugar, con las que seguro que mantendrás charlas muy interesantes e instructivas. A pesar de que no nos consideramos ningunos expertos, sí que llevamos 7 meses recorriendo Sudamérica y la mayor parte del los trayectos los hicimos a dedo.

Así que aquí os dejamos algunos de los trucos y consejos que nos ayudaron a nosotros a la hora de viajar a dedo:

1. No seas flojo

Al que madruga Dios le ayuda, dice el refrán. Sobre todo si tu intención es recorrer muchos kilómetros, no pierdas el tiempo, dale margen al día para que de sus frutos. A veces, por diferentes motivos, cuesta que un auto pare. Así que si sales tarde a la ruta y se alarga la cosa puede que te pille la noche y eso no es lo mejor.

Sin embargo, lo mejor es estudiar un poco y preguntar por los hábitos de la gente en la zona. Es cierto que en general es buena idea madrugar, pero ten en cuenta que en algunos lugares la gente local no lo hace. No tendría mucho sentido salir a la carretera a las 6 de la mañana cuando no habrá ningún auto circulando hasta las 10. 

2. Ponte guapo

No es que haya que salir hecho un pincel o a la moda a la ruta, pero las apariencias y sobre todo la presencia ayudan a la hora de que un chófer se decida a pararte. Trata de ir con ropa limpia y aunque no se tendría que decir, ve limpio tú también. Lastimosamente las apariencias sí que influyen a la hora de hacer dedo. Así que no importa cuan linda sea tu personalidad que si vas hecho una piltrafa tardarás más en parar un auto.

3. Hinca los codos-estudia la ruta

Conocer el camino que vas a recorrer, cómo es la ruta o las localidades por las que vas a pasar es fundamental: te ahorrará tiempo y sorpresas. Lo normal es que el vehículo que te levante no vaya hasta el lugar que tu quieres, sino que su destino sea un punto anterior, posterior o quizá tome un desvío en alguna parte. Conocer las localidades intermedias o próximas a tu destino te ayudará a evaluar si te conviene tomar el auto que paró o quizá mejor esperar otra mejor opción.

Si el auto que paró no te va a llevar hasta el final, siempre es mejor que te deje en cualquier población intermedia que en la carretera en mitad de ninguna parte. Así si te alcanza la noche siempre será más fácil encontrar refugio, comida, agua o un lugar para pasar la noche. A veces el vehículo te dejará en algún punto alejado de poblaciones, pero si empezaste temprano quizá puedas salir de ahí pronto y seguir camino. Ésta es una decisión que tendrás que tomar en el momento, por eso es importante que tengas la ruta estudiada para poder evaluar mejor la situación.

4. Localización, localización, localización

No cualquier lugar vale para hacer autostop, existen puntos calientes, donde las posibilidades de ser levantado son muy altas y puntos fríos, donde podrás sentirte como en un agujero negro del que es imposible escapar. Así que ten en cuenta estos datos:

· Elige las salidas de las localidades donde comienza la ruta. Parar un auto en mitad de un pueblo o ciudad que se dirija exactamente al lugar donde tu vas es prácticamente imposible, así que aumenta esas posibilidades colocándote a la salida, donde comienza la ruta que te lleve a tu destino.

· En esas salidas es muy probable que haya alguna estación de servicio donde, al salir, los autos aminoran la marcha. Estos son buenos lugares para colocarse. También puede ser algún cruce o rotonda donde los autos también disminuyen su velocidad. Así les darás tiempo a que te vean bien y analicen si te van a llevar o no.

· Es mejor no colocarse en rectas donde los autos llevan mucha velocidad, pues no le darás tiempo al conductor a analizar si te va a llevar y además si quisiera parar tendría que hacer una frenada brusca. Por esto mismo, no te coloques en curvas, cambios de rasante o lugares donde la visibilidad sea limitada, el conductor no te verá a tiempo y no son zonas seguras ni para ti ni para detener un auto que decidió llevarte.

· Elige un lugar donde detrás de ti haya una zona segura para que el vehículo se detenga con tiempo y seguridad. Algunos de estos lugares pueden ser: un arcén (banquina) o cuneta amplia, la entrada a algún camino vecinal, paradas de colectivos o las salidas de las estaciones de servicio.

· Aún así encontraras lugares en los que no se den estas condiciones, así que utiliza tu sentido común para elegir el mejor sitio dentro de las posibilidades que ofrece el lugar, pero siempre teniendo en cuenta que la seguridad es lo primero.

· En lugares como las estaciones de servicio, utiliza también el dedo activo, ve a charlar con los conductores que pararon a descansar y repostar y pregúntales si puedes acompañarlos en su viaje. Funciona.

5. Pon tu mejor sonrisa

La actitud es muy importante a la hora de hacer dedo. Que se vea que tienes ganas y buena onda. Estate de pie junto a la ruta en vez de recostado sobre tus mochilas o sentado en algún lugar. Trata de hacer contacto visual con el conductor en lugar de quedarte mirando al infinito mientras pasan los autos. Y sobre todo, sonríe. Una actitud alegre, con una sonrisa en la boca, hará que se relaje y se decida a llevarte, transmite alegría y buen rollo. Y por último, aunque no te pare, siempre saluda y agradece, puede hacer que ese conductor que estaba indeciso en pararte se lo piense dos veces y se detenga más adelante, nos ha pasado más veces de las que te imaginas.

sonrisa haciendo dedo

6. Anúnciate 

Usar carteles indicando el lugar al que te diriges puede ser útil a la hora de parar un vehículo, aunque no en todas las ocasiones es imprescindible o necesario. Los carteles son muy útiles cuando en la ruta que tomas hay muchos cruces o desvíos posibles, con un cartel los conductores sabrán si al lugar al que te diriges está en su camino o es su destino final. También puedes usarlos cuando no vayas a una localidad en concreto sino a un punto en la ruta. Si tu intención en el día es hacer muchos kilómetros, no escribas en el cartel el nombre de tu destino final, sino de los puntos o localidades intermedias en la ruta. Podrías perder la posibilidad de que algún conductor te acerque unos cuantos kilómetros al ver un cartel con un destino tan lejano.

En Rutas como las de la Patagonia, en las que no hay muchos puntos intermedios entre localidades y además están separadas por muchos kilómetros, no suele ser necesario el uso de carteles, ya que al no haber cruces ni paradas intermedias los conductores irán de localidad en localidad y no hay otra posibilidad.

Pero si te decides por usar carteles ten en cuenta que:

· Deben ser claros y concisos. Escribe el nombre de la localidad y quizá algún dato adicional más, pero no te escribas una biblia porque al conductor no le dará tiempo a leerlo todo y lo confundirás.

· Escribe el cartel con letras legibles y grandes para que el conductor pueda leerlo desde lejos y con facilidad.

· Por el mismo motivo sujeta el cartel firme y no andes moviéndolo ni zarandeándolo. Y nunca te tapes el rostro con él al levantarlo, al final tienen que verte la cara para decidirse.

7. ¡No desesperes! 

Si hay alguna virtud que el hacer dedo ayude a mejorar, ésa es la paciencia. No esperes nunca llegar a la ruta y besar el santo como se suele decir, es más que probable que el primer auto que pase no te levante, ni el segundo ni el tercero ni….. así que sé paciente y no pierdas la actitud positiva porque quizá sea el próximo auto en que se detenga. Habrá días que tengas que esperar por horas y otros que al minuto de llegar ya estés en marcha.

esperando en la mitad de la nada

8. Plántate en un lugar

A no ser que estés seguro de que más adelante existe un mejor lugar para hacer dedo, es mejor no caminar. Son muchos los que piensan que si caminan mientras hacen dedo acortan el trayecto. Esto no siempre es así, avanzar en la ruta no te asegura acortar camino o una levantada más rápida. Algunos se desesperan en el lugar y deciden ponerse a caminar pero lo más seguro que más adelante en la ruta los autos circulen con más velocidad o no tengan un buen lugar donde detenerse.

Además, ponerte a caminar puede ser contraproducente por otra razón. Si estas haciendo dedo a la salida de una localidad y nadie te levanta, siempre podrás encontrar suministros o refugio ahí cerca y probar suerte al día siguiente. En cambio, si te pusiste a caminar por kilómetros y nadie te levantó, posiblemente te quedarás varado en medio de la ruta de noche y quizás no tengas lugar para refugiarte o para encontrar agua y alimentos si se te llegan a acabar. Y, sobre todo, porque si alguien sí que te paró cuando caminaste, es más que probable que también lo hubiese hecho kilómetros atrás en el lugar donde comenzaste a caminar, ahorrándote la caminata con mochilas y demás.

9. Considera otras opciones

Existen ocasiones en las que la ruta más corta entre dos puntos no siempre es la más rápida. A veces pasa que no hay mucho tránsito de vehículos entre el lugar en el que te encuentras y al que vas, y quizá convenga desplazarte primero a otra localidad desde la que el tránsito sea mayor al punto final del recorrido. Quizá la ruta más corta sea de un camino de tierra en mal estado y convenga dar un rodeo por una carretera mejor y ahorrar tiempo. Otras veces, incluso puede ser que te convenga deshacer camino para ganar un impulso mayor. Por eso es importante estudiar la ruta e informarte con la gente local del tráfico, el estado de la carretera, etc.

10. Reglas autoestopistas

Más que reglas son códigos de cortesía.

· Si cuando llegaste hay otra persona haciendo dedo, no le “robes” el lugar, colócate por detrás de él unos metros alejado y dale prioridad.

· Nunca os apelotonéis muy cerca en el mismo lugar, pues esto confundirá a los conductores que no sabrán si todos vais juntos y quizá se lo piensen a la hora de parar.

· Eso sí, dejando un espacio prudente no hace falta que esperes a que levanten a la otra persona para empezar tú a levantar el dedo, al final es el conductor el que decide a quién quiere llevar en su vehículo.

· Una vez te hayan parado da charla. Tienes que entender que el conductor que te ha parado no tiene ninguna obligación de hacerlo, y si lo hace es para ayudarte y echarte una mano. Así que lo primero, sé agradecido. Además en muchos casos los conductores han de hacer muchos kilómetros en solitario (especialmente camioneros) y paran a autoestopistas para que el viaje se les haga más ameno, así que dales charla, conversa con ellos y hazles más entretenido el viaje. Esta muy mal visto quedarse dormido durante el trayecto. Si viajas por Argentina, Uruguay o el Sur de Chile es costumbre tomar mate así que ofrécete a cebarlo y compartirlo con ellos.

hacer dedo y no pasa nadie 

Estos son algunos de los trucos que utilizamos nosotros a la hora de hacer dedo, pero existen muchos más. Si te interesa aprenderlos te recomendamos leer los post de Juan Pablo Villarino y muy especialmente el manual para hacer autostop de Juan Pablo Villarino y Laura Lazzarino, auténticos maestros en el tema. Nosotros lo compramos y fue nuestro empujón final para animarnos a empezar.

¿Se nos olvidó algo que crees que es esencial? ¡Déjanos un comentario!