Estoy segura de que es la primera vez que hago un balance del año escrito. Lo he hecho muchas veces en mi cabeza, pero siempre me daba vergüenza escribirlo (por eso de que al verlo escrito se hace real). Este año ha sido uno muy particular y quizá por eso hace unas semanas que vengo pensando cómo hacer este balance, cómo dejar por escrito todo lo que me ronda en la cabeza. Éste es el balance del 2016 que me salió.

 2016 siempre serás…

· el año en el que renunciamos a nuestros trabajos, dejamos nuestra casa y guardamos lo poco que quedaba para empezar un gran viaje a lo largo de Sudamérica.

· el año en el que decidimos empezar a escribir este blog para contar nuestras experiencias, nuestras reflexiones y nuestras fotografías.

· el año en el que me di cuenta que toda la vida puede caber en menos de 20 kilos (caben en menos, pero esos son los que llevo yo). 

mochilas

 

· el año en el que mi amiga del alma y de la infancia se casó con su gran amor. Y yo pude estar ahí, no sólo presente sino participando activamente.

casamiento Estefi y Ezequiel

 

· el año en el que por primera vez E. y yo hicimos dedo juntos y conseguimos transitar la Ruta 3 hasta el final.

haciendo dedo

 

· el año en el que el NOA dejó de ser una cantante y empezó a ser una región de Argentina.

Purmamarca

 

· el año en el que conocimos Sierra de Rocha y nos enamoramos perdidamente del lugar y de su gente.

minka en Sierra de Rocha

 

· el año en el que acepté que no me cae muy bien la ciudad en la que nací (Buenos Aires). Que me di cuenta que nuestra relación amor-odio es simplemente inevitable. Y le escribí una carta para contárselo.

· el año en el que empecé a descubrir un poco del país en el que nací (y en el que viví 14 años). 

· el año en el que descubrí que hay muchas pequeñas cosas que son grandes privilegios

· el año en el que pude sentir la emoción de ver naturaleza salvaje, rindiéndome ante la sensación de volver a ser una niña de 6 años frente a cualquier cosa nueva.

cauquen común

 

· el año en el que conocí lo fuerte que puede ser la conexión con otros viajeros, y lo importante que es esa conexión para sentirte en casa aún estando a miles de kilómetros de ella. Aquí con Xino-Xano y Sin Alambrados.

Con los grandes viajeros y personas detrás de: Xino-Xano y Sin Alambrados

Con los grandes viajeros y personas detrás de: Xino-Xano y Sin Alambrados

Has sido un año de muchísimas cosas hermosas, de conocer mis propios límites y de aprendizajes muy profundos. 

Ahora que te vas, te abrazo muy fuerte. Te prometo que será imposible olvidarte.