Una de nuestras prioridades cuando empezamos a planificar hacer un WorkAway en Uruguay, fue buscar algún proyecto sostenible. Era un tema que nos interesaba, que sabíamos que abarcaba un rango bastante amplio de proyectos distintos y sabíamos que teníamos mucho que aprender. Cuando encontramos el proyecto Lauburu en el que hablaban de permacultura fue cuando comenzamos a interesarnos e investigar un poco sobre el tema.  Nos dimos cuenta que es un concepto muy amplio y complejo, que abarca muchos ámbitos diferentes. Sabiendo que no seremos quizá demasiado estrictos en las definiciones y en sus aplicaciones, os queremos contar más o menos en qué consiste la permacultura y cómo ha sido nuestra experiencia dentro de un proyecto que la aplica. 

Permacultura: qué es

La permacultura es un movimiento que pretende promover la sostenibilidad y reestructurar la sociedad. Para ello busca devolverle a la gente común el control sobre los recursos necesarios para la vida: comida, agua, refugio y los medios de subsistencia. Surgió en la década de 1970 de la mano de Bill Mollison y David Holmgren en Australia. 

Es un movimiento que tiene un enfoque holístico: reconoce a los seres humanos, sus creaciones y actividades como una parte integrada de los ecosistemas; y se centra principalmente entre las interconexiones entre estos elementos y el mundo natural. Es, de alguna manera, un desafío para los seres humanos a diseñar y crear una cultura y agricultura sostenibles y permanentes. De hecho, la palabra permacultura proviene de la unión de: permanente, cultural y agrícola.

Ámbitos en permacultura: cómo se aplica

Históricamente la permacultura se enfocaba en el medio ambiente para aplicar sus principios éticos y de diseño. Sin embargo, actualmente estos principios también se aplican a otros ámbitos. Aquí podemos ver los distintos ámbitos que necesitan ser transformados para crear una cultura sostenible, resumidos en La Flor de la Permacultura.


flor de la permacultura

  • Medio Ambiente

Al imaginar qué ámbitos podía comprender la permacultura, el primero que venía al menos a mi mente era el huerto ecológico. Pero en qué consiste exactamente y qué prácticas específicas requiere por ser un huerto permacultural lo descubrimos allí. Los huertos ecológicos que conocíamos antes de llegar eran todos aquellos que no utilizaran pesticidas y fertilizantes químicos. Conocíamos algunos en los que incluso algunas especies se plantan junto a otras para repeler ciertos insectos o atraer otros. El huerto en el que trabajamos en Sierra de Rocha, en el marco del proyecto Lauburu, tenía además otras cuantas características particulares.

Antes de comenzar con la actividad de cultivo, una de las cosas esenciales era la preparación del suelo. Para ello se coloca bosta de vaca y caballo (cuanto más fresca se encuentre, mucho mejor), una capa de tierra húmeda y por encima paja seca. Se coloca por encima una capa de cartón que evita que crezcan hierbas no deseadas. Esta preparación se deja reposar un tiempo, consiguiendo que sea una tierra más fértil y apta para el cultivo. Posteriormente, para conseguir mantener un suelo no compactado y bien oxigenado, se evita pisar el suelo que esté reservado para plantar. 

A la hora de planificar la forma de cultivar se utilizaba el pluricultivo (frente al monocultivo) como una forma de prevenir que las plagas se extiendan y pasen de una planta a la otra. Siendo las plantas distintas es más difícil que les puedan afectar las mismas enfermedades. Además, hay siempre por detrás una observación de la naturaleza, de su comportamiento y en la medida de lo posible, se la deja ser. Esto pudimos comprobarlo, por ejemplo, cuando algunas plantas estaban siendo atacadas por un tipo de hormigas. Nosotros nos mostramos preocupados por esto y A. (él) nos comentó que había observado cómo las hormigas atacaban solamente a aquellas plantas que no se encontraban fuertes o muy sanas. Así que las dejamos como estaban. 

Cuando en medio de los cultivos comienzan a crecer las mal llamadas “malas hierbas” (hierbas que están creciendo donde no queremos que salgan, pero que de malas no tienen nada), se las corta y se las deja sobre la tierra. Al estar fuera de la tierra, se secan y se convierten en paja. Ésta protege a la tierra, mantiene la humedad y evita que crezcan otras plantas no deseadas. 

Para el riego de la huerta se utiliza el agua de lluvia recolectada en unos bidones colocados dentro de la huerta y las aguas filtradas de la casa. Además, como fertilizante natural se utiliza la orina diluida que se recoge en el baño seco. 

Otro de los aspectos que pudimos conocer relacionados con el ámbito del medio ambiente en Sierra de Rocha fue la creación de un bosque comestible. Aunque aún estaba en el momento de la planificación, pudimos ser partícipes de algunos de los primeros pasos. La idea es crear un espacio donde los árboles tengan frutos comestibles. Para ello, debido a la climatología, la idea era plantar una especie de acacia (Género: Acacia) que no es muy alta y que genera una media sombra para que los árboles frutales no reciban demasiada luz solar y para que a la vez los proteja de la lluvia y las heladas. 

  • Comunidad

En permacultura, otro de los ámbitos importantes es la propiedad de las tierras dentro de la comunidad de vecinos. La propiedad de las tierras se ajusta a distintas fórmulas dentro de esta comunidad. Algunas familias tienen sus propios terrenos, donde cada uno construye su casa y desarrolla su propio proyecto. Otras familias se pusieron de acuerdo para comprar entre varios un terreno muy grande y lo dividieron entre todos. También existen terrenos donde el propietario oficial es sólo uno, pero después éste permite a otras personas entrar a vivir en ellos de diferentes maneras. Hay quienes viven en la casa comunal, o quienes se construyen dentro de ese mismo terreno un pequeño espacio propio.

Más allá de los términos de propiedad, nos impactó la existencia de espacios abiertos. Es decir, que los terrenos aún siendo privados eran de libre acceso. Se podía abrir las tranqueras de los terrenos para poder acceder a otros espacios o simplemente para hacer una caminata por ellos porque las vistas son hermosas, sin que eso generase ningún problema.

  • Hábitat

Dentro de la comunidad de vecinos había un común denominador y era la bioconstrucción. Cada familia o proyecto optaba por diferentes opciones. El proyecto Lauburu comenzó a partir de la construcción de la casa en paja y barro. Aunque la estructura principal es de madera, todas las paredes están hechas con una técnica especial con paja y barro. Lo que se hace es una mezcla de barro y se moja la paja con ella. Se hace un encofrado y se mete ahí dentro la paja mojada. Se espera a que se seque y al retirar el encofrado, la pared estará lista. 

Casa de bioconstrucción

Casa de bioconstrucción

Aparte de tener este tipo de construcciones, casi todos los vecinos contaban además con un baño seco. ¿Qué implica un baño seco? Que los excrementos no se eliminan utilizando agua. ¿Cómo funciona entonces? Antes se sentarnos podemos ver que hay debajo de la taza del baño una división. La parte de adelante es donde debe ir la orina. Ésta se almacena para después regar las plantas y utilizarla como abono. En la parte posterior del baño es donde van las heces y el papel higiénico (también el que usamos al hacer pis). Después de hacer nuestras necesidades, es importante echarle serrín para mantenerlo lo más seco posible. A medida que se van acumulando las heces en una cámara, se descomponen y se van transformando en tierra que después es utilizada como abono para los árboles.

Esquema baño seco

Esquema de cómo funciona un baño seco

En una casa normal se desperdicia no sólo el agua del baño sino también el agua proveniente de la ducha como la de la pileta de la cocina (llamadas aguas grises). En una casa en consonancia con la permacultura éstas son canalizadas a un tanque donde pasan a través de piedras y plantas hacia otros dos tranques con las mismas características. Se colocan plantas acuáticas que en general poseen tolerancia a la sal como el junco o el carrizal debido a los componentes de las aguas grises. Se consigue a través de una entrada colocada a unos 10 cm por encima de la salida. La materia orgánica es absorbida por las plantas. Lo que no es absorbido, decanta y sedimenta en el fondo. Tras haber pasado por estos tres filtros naturales, el agua puede ser usada para regar. En este caso, hay un tubo que lleva el agua hasta la huerta. Pasa por debajo y deja la zona con la humedad suficiente para que las platas tomen lo que necesitan.

Dentro de la casa, los residuos orgánicos eran recolectados y almacenados en un espacio dentro del recinto de la huerta para realizar compost. Aquí se juntaban tanto los residuos orgánicos (de todo tipo) producidos en la casa, como algunas hierbas extraídas de la huerta. Estos residuos, pasado un tiempo se van descomponiendo y transformando en abono.

  • Tecnología

Utilizar la tecnología para intentar ser más sustentables es una de las ideas importantes de la permacultura. Por ejemplo, la tecnología de la energía solar se utilizaba en muchas casas para calentar el agua para poder ducharse.

calentador de agua solar

Calentador de agua solar

Mientras estuvimos allá conseguimos terminar de hacer la cocina económica. Aunque no parezca de mucha tecnología, la cocina económica sirve no sólo para cocinar (utilizando escasa cantidad de leña), sino que sirve también como calefacción.

Además, la reutilización de los residuos no orgánicos era cosa de todos los días. Los envases de la leche y los yogures se utilizaban para plantar los plantines pequeños. Las botellas de cerveza (o vino) se cortaban para ser utilizadas como vasos. Otro de los usos de éstas era para construir: tanto para hacer suelo, como para meterlas dentro de las paredes y dar luminosidad.

  • Educación

Aunque no pudimos ir a ninguna de las dos escuelas a las que asistían los niños de esta comunidad, sí que pudimos enterarnos de algunas cosas.

Los niños de Lauburu iban a una escuela independiente en la que tenían algunas horas de clase “normal” y por la tarde, cada día, tenían distintos talleres: música, inglés, fieltro, caballos, cerámica… A mí personalmente lo que más me encantó era ver las ganas que tenían ellos de ir a la escuela cada mañana. Por otro lado, veía un entusiasmo por el aprendizaje que no he visto en los niños en otros ámbitos. Supongo que generado por el conjunto familia-escuela.

Por otro lado, desde las familias se animaba a los niños a los juegos creativos y de movimiento. Pintar, saltar en la cama elástica, correr por el campo, ir a pescar o nadar en el río eran algunos de los juegos más comunes. Y también estaban en contacto con la naturaleza y con el trabajo en ella de una manera increíble. Colaborar en las tareas de la huerta o de mantenimiento era algo bastante común. Y venía siempre del interés de los niños hacia esas actividades.

  • Salud

Más allá de los debates que pueda haber sobre las distintas formas que las mujeres eligen parir, creo que hay una cosa que es indiscutible: la preferencia del parto natural en lugar de la cesárea (siempre que sea posible, claro está). Dentro de la comunidad todas las mujeres que además eran madres, habían decidido tener partos naturales y en su propia casa.

Además de los controles de medicina tradicional, en la comunidad había varias personas que trabajaban en el tema de la salud desde un enfoque holístico. Algunas personas hacían osteopatía mientras que otras hacían productos de farmacia con flores y plantas cultivadas por ellos mismos. Desde cremas para quemaduras o preparados para las migrañas.

Dentro de la salud, se tiene en cuenta también la práctica de disciplinas que alineen el cuerpo, la mente y el espíritu. En Sierra de Rocha, nosotros tuvimos la suerte de poder asistir todos los martes a las clases de yoga que se daban en un espacio dentro de un terreno comunal.

  • Economía

La economía de cada familia y proyecto varía enormemente. Pero sí que hay algunos sistemas que funcionan a nivel de comunidad que generan una economía paralela.

Todos los jueves realizan una feria donde se ofrecen los productos de farmacia naturales y los productos de huerta ecológica de una familia que se dedica a ello. También a veces la gente lleva ropa o algún otro producto para vender. Por ejemplo, los chicos que estaban en ese momento en La Tahona, estaban haciendo kombucha y la vendían también en la feria.

Por ejemplo el trueque funcionaba de manera informal, nadie lo llamaba así, pero es lo que era. El sujeto A necesita una máquina para cortar la hierba, y el sujeto B se la presta. El sujeto A después de usarla ayuda al sujeto B durante dos o tres horas a cortar la hierba. Los hijos de unos y otros iban a distintas casas según las necesidades de los padres. El intercambio era mucho más profundo que esto a veces: las personas compartían conocimientos y saberes en beneficio de todos.

Por último, los dos tipos de trabajo distintos de lo habitual que permitían esta economía más sustentable: el trabajo voluntario y el trabajo comunitario. El trabajo voluntario como el que realizamos nosotros era algo muy común. En distintos proyectos que se estaban realizando dentro de la comunidad de vecinos había otra gente que también estaba colaborando. El trabajo comunitario fue algo que desconocíamos y que nos encantó.  Los detalles sobre lo que descubrimos acerca del trabajo comunitario lo contamos en el post anterior: una experiencia WorkAway en Sierra de Rocha).

 

Trabajo comunitario

Trabajo comunitario

Estamos seguros que hay un montón de cosas más que incluye la permacultura, siendo un concepto tan amplio y que abarca tantos ámbitos de la vida de las personas. ¿Has tenido alguna experiencia con la permacultura? ¿Hay algo que nos haya faltado que pienses que es muy importante? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!