Después de que alguien se entera de que nos vamos de viaje a recorrer el mundo, todos suelen hacernos la misma pregunta: ¿qué planes tienen? ¿qué plan van a seguir? ¿qué lugares van a visitar? Y aunque “el plan es que no hay plan” sea una de las premisas principales del viaje, cuando te propones atravesar un océano, dejar la vida estable y comenzar a viajar es inevitable tener cierta planificación.

En el momento de tomar todas las decisiones importantes no contábamos con la ayuda del libro Cómo preparar un gran viaje de Itziar Marcotegui y Pablo Strubell. Sin embargo, sin quererlo fuimos siguiendo los pasos que ellos señalan para planificar un gran viaje.

PASO 1: ¿Cuánto tiempo vas a viajar?

Un año y cuatro meses. ¿Un año y cuatro meses?- preguntan instantáneamente todos. ¿Y por qué no un año? ¿O año y medio? A todos les extraña la duración del viaje. Aunque nos vamos con un vuelo sólo ida, tenemos pensado volver a casa antes de las Navidades del año 2017, para pasarlas en familia.

PASO 2: ¿Cuándo vas a partir?

Este punto nos costó un poco decidirlo. Nuestras vidas profesionales son (¿o eran?) de lo más incompatibles. Las fechas en las que a mí me venía bien dejar de trabajar, para E. eran las más complicadas. Al final decidimos que nos iríamos en verano, cuando acaba el curso escolar. La fecha exacta la decidieron los precios de los vuelos: 15 de agosto de 2016. 

PASO 3: ¿Dónde quieres ir?

Cuando comenzamos todo esto, nuestro plan era empezar por Asia. A E. le motivaba conocer culturas completamente diferentes, y yo hacía mucho tiempo que tenía ganas de ir a India. No sé muy bien cómo sucedió, pero me empezaron a entrar dudas. Debe haber sido la única vez durante toda la planificación en la que mi lado práctico brilló por encima del de E. Los factores que pesaron más en la balanza a la hora de tomar la decisión final fueron la facilidad de comunicación en Sudamérica, los visados y en general todas las tramitaciones previas. Así es que después de bastante debatir, Sudamérica ganó por facilidad y comodidad.

Decidido el continente, nos faltaba decidir el punto de comienzo. Según veíamos los precios de los vuelos no sabíamos si empezar en Colombia o Panamá para después empezar a bajar hacia el sur. O empezar en Brasil, donde los vuelos eran realmente económicos. Finalmente decidimos que aunque costaba un poco más caro, sería muy especial empezar en Buenos Aires, mi ciudad natal, donde tengo aún parte de la familia y amigos. Así es que en octubre de 2015 finalmente nos decidimos y compramos el vuelo. Los dos, sentados alrededor de la misma mesa donde ahora mismo escribo esto, en la mesa de la cocina de nuestro hogar, nos sentamos, entramos en la página de los vuelos y compramos dos vuelos con destino Buenos Aires.

PASO 4: ¿Qué quieres ver, hacer o aprender?

Esta es una de las preguntas más difíciles. Una forma de responderla sería a través del manifiesto que escribimos. Sin embargo, es posible que se quede corto. Queremos aprender de los demás y de nosotros mismos. Queremos recorrer mucha naturaleza, reconectarnos o simplemente conectar de verdad por primera vez con ella. Queremos ver paisajes, cultura, gente, niños, mujeres. Queremos recopilar historias, sacar fotos, comer mucho.

PASO 5: ¿Cuánto te va a costar? (¿y de cuánto dinero dispones?)

No teníamos la menor idea de cuánto podía costarnos este viaje.

Tuvimos en cuenta dos presupuestos diferentes casi como los extremos de lo que podíamos gastar. El más conservador, en el que está todo incluido, realizado por los chicos de Un Poco de Sur (Presupuesto para mochileros en Sudamérica), serían unos 13 € por día y por persona.

El otro presupuesto, que encontramos en Los Viajes de Nena (Presupuesto mochilero para viajar por Sudamérica), calculan unos U$D 7 diarios entre los dos.

Presupuesto 1: 12.480 €

13 € × 2 personas = 26 €/día ; 480 días × 26 € = 12480 €

Presupuesto 2: U$D 3.360

480 días × U$D 7 = U$D 3.360

PASO 6: ¿Cómo vas a moverte?

Queremos viajar a dedo, más por acercarnos a la gente que por dinero. Queremos viajar en transporte público, en autobuses, en trenes, en barco… Queremos viajar a pie.

itinerario final

Nuestro itinerario ha cambiado tantas veces que no soy capaz de hacer memoria y decir cuántos planes diferentes hemos tenido. Ha cambiado por muchísimos motivos. Pero el que ha supuesto un cambio mayor fue la noticia de que mi amiga E., a la que conozco hace más de 22 años y de la cual llevo viviendo lejos los últimos 14, va a casarse estando yo en el mismo continente (yey!).

A partir de ahí el plan lo hemos organizado por semanas para, por un lado estar para la boda de mi amiga y por otro no quedarnos eternamente en Buenos Aires. Sin querer es difícil que esta ciudad no nos atrape. Aparte de que tiene muchas cosas para ver y de que yo quiero enseñarle a E. muchos lugares que son especiales para mí, hay mucha gente que queremos visitar.

Por todo esto, nuestro plan definitivo (totalmente modificable) es el siguiente:

trámites, visitar a familia y amigos.

relax

primer viaje experimental. 

boda de E&E

viaje junto a E&E, segundo viaje experimental

ir hacia el sur aprovechando la primavera-verano. Ir hacia el Norte sin rumbo determinado (con algunos puntos que queremos ver). 

Así que nuestra aventura comenzará en el aeropuerto de Bilbao cuando subamos al avión con destino Estambul. Pasaremos ahí una noche y después el último trayecto a Buenos Aires. Desde que salga el avión de Bilbao hasta que lleguemos a Buenos Aires habrán pasado unas 36 horas aproximadamente. Teniendo día y medio de transición, ¿nos dará tiempo a asimilar algo?