7 lugares que tienes que visitar en Chiloé si viajas a la isla
5 (100%) 3

El pueblo de Chaitén y su humeante volcán fue la última parada en nuestro viaje a través de la Carretera Austral de Chile, un recorrido espectacular y del que ya te contamos cuáles fueron los 13 lugares que más nos sorprendieron. Pero ahora miramos al mar, a poniente, y en el horizonte distinguimos la silueta de la Isla de Chiloé.

Unas poquitas horas de navegación nos separan de ella. Tierra de chonos y huilliches, pescadores y mariscadores, iglesias de madera y casas suspendidas en el mar. En este artículo encontrarás los 7 lugares que visitamos en 11 días por la Isla de Chiloé.

1. Cómo llegar a la Isla de Chiloé

Partiendo desde Santiago de Chile, hay que llegar hasta Puerto Montt, la ciudad más importante del continente cercana a Chiloé. Puedes hacerlo en avión, en bus, a dedo, en bicicleta o en burro, como más te guste. Después para llegar a la isla de Chiloé hay que cruzar en barco.

Las barcazas cruzan por el canal de Chacao a cada rato, que es el principal punto de acceso a Chiloé, situado al norte de la isla grande y el trayecto dura unos 35 minutos más o menos. Pero nosotros comenzamos por el lado sur de la isla. Para llegar allí tomamos el ferry que sale desde Chaitén y que tarda unas cuatro horas en cruzar el estrecho que separa Chiloé del continente.

En esta ruta solo hay una barcaza los jueves y otra los sábados, así que tienes que estar atento a cuándo quieres viajar.

Durante el trayecto, si tienes suerte podrás ver ballenas, delfines y lobos de mar. Con mucha suerte incluso al gigante de los mares, la ballena azul, que suele merodear esta zona.

2. Mapa de Chiloé

3. Cómo moverse dentro de Chiloé

En la Isla de Chiloé es muy fácil moverse en transporte público, existe una red de autobuses que conectan periódicamente las diferentes poblaciones de la isla. 

Pero nosotros continuamos viajando a dedo en Chiloé. Fue algo bastante sencillo de hacer, ya que los chilotes siempre están dispuestos a echar una mano a los viajeros. Recuerda que ya te contamos nuestros 10 consejos para hacer autostop en otro artículo.

4. Quellón

El ferry te dejará en el pueblo de pescadores y mariscadores de Quellón. La entrada al pueblo desde el mar es espectacular. Dejando atrás los picos serrados de la cordillera de los Andes, con el gigantesco volcán Corcovado queriendo ser el protagonista.

Canal de Quellón con el volcán Corcovado al fondo, Isla de Chiloé

Canal de Quellón con el volcán Corcovado al fondo

Quellón es el último pueblo de la isla grande de Chiloé. Y también es el último punto (o primero, según se mire) de la ruta Panamericana, que llega hasta Alaska. Acampamos en unos de los campings que hay a las afueras del pueblo, con vistas al canal y a la cordillera. Desde este sitio pudimos ver uno de los amaneceres más hermosos de cuantos vimos durante nuestro viaje.

Amanecer en Quellón con la cordillera delos Andes al fondo y el volcán Corcovado, Isla de Chiloé

Amanecer en Quellón con la cordillera de los Andes al fondo y el volcán Corcovado

5. Cucao

Después de Quellón nos dirigimos a Cucao, en la costa de poniente de la isla. Es uno de los principales atractivos de Chiloé.  Esta costa es la menos habitada, ya que casi todas las poblaciones se encuentran en la costa oriental, más protegidas de las inclemencias del mar.

Cucao es un pequeño poblado situado entre el lago Huillinco y el mar, famoso por su enorme playa de arena y piedras, un lugar perfecto para pasear y pegarse un chapuzón, si eres lo bastante valiente de meterte en el agua helada de la corriente de Humboldt.

Playa de Cucao, Isla de Chiloé

Playa de Cucao, Chiloé

Desde aquí también se accede al Parque Nacional de Chiloé y, tras una caminata de 10 km, también se llega a otro lugar de interés: el muelle de las almas, que nosotros no visitamos por falta de tiempo.

6. Chonchi

Chonchi es conocida como “la ciudad de los tres pisos”. Hemos encontrado dos versiones del porqué. La que nos contaron a nosotros cuando estuvimos por allá es que es el único sitio donde las típicas construcciones chilotas tienen tres plantas o pisos. También hemos leído que puede ser porque está construida en tres niveles.

Sea cual sea la historia, aquí es donde empieza apreciarse de verdad la característica arquitectura en madera de ciprés y alerce de la Isla de Chiloé, todas las casas están recubiertas de tejuelas de esta madera con colores y formas de lo más variadas y curiosas.

Un ejemplo de arquitectura en madera es su iglesia, declarada Patrimonio de la Humanidad, como lo son también otros 15 templos de madera que están repartidos por todo el archipiélago de Chiloé y que forman parte de la ruta de las iglesias, uno de los recorridos más típicos.

La calle más representativa y pintoresca de Chonchi es la Calle Centenario, una cuesta que lleva directamente al puerto donde se encuentra el mercado de pescado y en el que se pueden degustar los platos típicos marineros de Chiloé. Pescados y mariscos frescos directamente de las embarcaciones al plato.

7. Castro

Unos kilómetros al norte de Chonchi se encuentra la ciudad de Castro, capital de la isla. Seguramente Castro es la urbe que más ha cambiado en toda la isla, aunque todavía posee muchos atractivos tradicionales.

Desde luego, el principal atractivo son sus palafitos, casas tradicionales suspendidas sobre el mar y que antiguamente podían moverse de un lugar a otro dependiendo de las necesidades de sus habitantes.

Palafitos de Castro, Isla de Chiloé

Palafitos de Castro, Chiloé

Yo (Erlantz) nací en un pequeño pueblo de pescadores de la costa del País Vasco, no dejo de ver ciertas similitudes en las casas y los barrios marineros que voy descubriendo en el viaje, con esas casas apiñadas, mirando al mar y pintadas de vivos colores. Un mosaico multicolor que me transporta momentáneamente a mi pueblo, Bermeo.

La iglesia San Francisco de Castro es una de las más importantes de la isla y de mayor tamaño, totalmente construida en madera tanto por fuera como por dentro, se encuentra en la Plaza de Armas de la ciudad y sorprende por sus vivos colores del exterior, amarillo y morado, y por la ausencia de color en el interior, dejando la madera desnuda. ¡Menudo curro tener que barnizarla!

Otro lugar imprescindible que visitar en Castro es el mercado de pescado. Sorprenden las ristras de choros (mejillones) y cochayuyos (un tipo de algas) puestas a secar en los diferentes puestos del mercado.

También llama la atención el ajo chilote, un solo diente de este ajo puede tener el tamaño de una cebolla, por eso lo llaman también ajo elefante y su sabor es algo más suave. ¡Seguro que en Chiloé no hay ni un vampiro!

Ajos chilotes en el mercado de Castro, Isla de Chiloé

Ajos chilotes en el mercado de Castro, Chiloé

Dentro del mercado hay puestitos de comida donde puedes probar alguno de los platos tradicionales, como el curanto de marisco (a la olla), que además de marisco lleva cerdo y un pastel de patata.

Desde lo alto del mirador Millantuy hay una bonita panorámica de la ciudad, del casco antiguo, los palafitos y del brazo de mar en el que se encuentra Castro.

8. Dalcahue

Siguiendo por la costa al norte de Castro llegamos hasta Dalcahue. Su nombre significa lugar de dalcas (embarcación tradicional de los chonos) en lengua Mapuche o mapudungun. Es un lugar estratégico, por ser la zona más estrecha del canal de Dalcahue que separa la isla grande con la isla de Quinchao, la tercera más grande del archipiélago.

En la costanera de Dalcahue están la feria artesanal y el edificio de las cocinerías. Aquí ofrecen comidas típicas de Chiloé, tales como curanto, cazuela de gallina, diversidad de pescados con papas nativas, etc. Y son visita obligatoria para quienes vienen a la Isla de Chiloé.

Iglesia de Dalcahue, patrimonio de la humanidad, Isla de Chiloé

Iglesia de Dalcahue, patrimonio de la humanidad, Chiloé

Cerca de las cocinerías también se encuentra la iglesia de “Nuestra Señora de los Dolores”. Ésta es una de las 16 iglesias que son Patrimonio de la Humanidad declaradas por la UNESCO y una de las más grandes de Chiloé.

9. Isla de Quinchao

Nuestra siguiente parada fue la Isla de Quinchao. Para pasar a la isla de Quinchao hay unas barcazas que cruzan constantemente el canal y que son gratuitas. En la isla hay varias comunas o poblaciones, pero la de mayor interés es especialmente Achao. Es la más grande dentro de la isla de Quinchao y la más importante fuera de la isla grande.

Iglesia más antigua de Chile en Achao, Isla de Chiloé

Iglesia más antigua de Chile en Achao, Chiloé

Allí puedes visitar la iglesia Santa María de Loreto de Achao, también declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es la iglesia más antigua de Chile construida en madera y dicen que en su construcción no se usaron clavos, solo tarugos de madera.

Interior de la iglesia más antigua de Chile en Achao,Isla de Chiloé

Interior de la iglesia más antigua de Chile en Achao, Chiloé

10. Ancud

El último lugar que visitamos en la isla de Chiloé fue la ciudad de Ancud. Normalmente, es la puerta de entrada del archipiélago porque está cerca del canal de Chacao. Siendo éste el lugar más estrecho entre isla y continente, y que conecta con la ciudad más cercana, Puerto Montt.

Durante la época de la colonia, Ancud fue un lugar estratégico. Y muestra de ello es el Fuerte de San Antonio. Se puede subir hasta allí y disfrutar de unas espectaculares vistas panorámicas de la ciudad y de la costa de Chiloé.

Actualmente, Ancud se ha convertido en un importante núcleo turístico. Desde aquí salen excursiones a las pingüineras de Puñihuil para ver las colonias de pingüinos de Humboltd y de Magallanes.

Además, en la Plaza de Armas puedes ver algo curioso: una representación en tallas de roca de los seres mitológicos de la cultura chilota con paneles informativos explicando cada figura.

Este fue el último lugar que visitamos en la isla grande. Después nos fuimos Chiloé a Puerto Varas para continuar con nuestros viaje. El día que nos fuimos nos pasó una anécdota muy curiosa, ¿quieres saber cuál fue uno de los mejores días de nuestro viaje?

11. Isla de Chiloé, como en casa

De alguna manera en Chiloé nos sentimos un poco como de vuelta en nuestra tierra, el País Vasco. Después de recorrer la Carretera Austral con sus imponentes paisajes, cordilleras, bosques y glaciares, nos sorprendió la orografía de la isla, con sus bosques y praderas verdes onduladas, muy parecidas a las que hay en el País Vasco. Quizá fueron sus coloridos barrios de pescadores o la mezcla de todo eso, pero por unos días volvimos a casa.

Posiblemente, por esto mismo nos costó sentir la magia de la que todos hablan. Sentimos que ya la conocíamos, como desde hace mucho tiempo. Reconociendo en cada esquina lo que amamos y lo que no nos gusta tanto de nuestro hogar. No sentimos magia quizá, sino una especie de amor del profundo, del verdadero.

Canal de Cachao, vuelta al continente, Isla de Chiloé

Canal de Cachao, vuelta al continente, Chiloé

Y tú, ¿has visitado la Isla de Chiloé?

Anímate y cuéntanos cuáles fueron los lugares favoritos para ti.