Leve introducción al regreso – Valparaíso
Valora este artículo

Último día en Santiago y estoy nerviosa.

Supongo que me siento como cuando vas a ver a la persona de la que estás enamorado después de mucho tiempo de separación. Siento: nervios, ansia, felicidad, miedo.

Esto se traduce a que estoy sensible, todo me afecta. Quiero comer cosas gordas: pienso en hamburguesas y papas fritas. Erlantz me trae un café, una medialuna y medio muffin en la estación de autobuses. Eso me calma un poco.

Pero mi cabeza no para de dar vueltas. Voy a volver. Voy a volver a la ciudad que me robó el corazón, a la ciudad donde fui feliz por conocer a gente maravillosa y por recibir la visita de Estefi y Ane (mi hermana), y también la ciudad donde fui la peor versión de mi misma, donde me sentí más sola.

Cerro alegre Valparaíso

Cerro alegre Valparaíso

Me siento en el autobús y empiezo a escribir en el cuaderno. La señora de al lado no para de hablar por teléfono y me desconcentra.

Habla a los gritos sobre un problema que tuvo su hija al reemplazarla en su trabajo. El teléfono suena, y ella espera un rato hasta atenderlo. Habla un rato a los gritos. Cuelga. Dos minutos más tarde la vuelven a llamar.

Aún así consigo escribir un poco en el cuaderno. Lo uso como terapia para calmar los nervios que tengo al volver.

Anochece y empiezo a ver las señales que indican que ya falta poquísimo para llegar. Mi cuerpo lo siente. Empiezo a temblar. Tengo frío, un frío que me atraviesa de pies a cabeza, un frío transversal que siento que no se va por más ropa que me ponga. Las rodillas laten al mismo ritmo que el corazón.

Y entonces a la vuelta de una curva aparece Valparaíso.

Valparaíso, que para mí es: cerros, colores, emociones, personas, guitarras, luces, atardeceres, cuestas infinitas, cosas hechas a mano, tejido, crochet, perros callejeros, armónicas, gatos, hamburguesas de soya en la calle, Chico Trujillo, sushi, mar, arte callejero, reivindicaciones, teatro…

Panorámica de Valparaíso

Panorámica de Valparaíso

Tiembla mi cuerpo al bajar del autobús. Nos colocamos las mochilas a la espalda y salimos del Rodoviario. Es como si me tirasen un cubo de recuerdos por encima de la cabeza. Un golpe de agua fría.

Esperamos una micro. Sigo muy nerviosa. No quiero perderme, quiero recordar cómo era moverse en la ciudad. Quiero recordar a la Maite de esos años que no dudaba sobre qué micro tomar, pero parece que me va a llevar un tiempo conseguirlo.

Pregunto, es lo que siempre me salva. La mujer a la que le pregunto me indica muy amablemente que puedo tomar casi cualquiera y me señala la próxima. Erlantz y yo nos subimos. Empiezan las bofetadas de memorias.

Maite frente a Valparaíso

Maite frente a Valparaíso

Pasamos por una de las 3 casas en la que viví, pasamos al lado del Parque Italia y el cine (donde vi una película en todo el tiempo que viví en la ciudad), chocamos con la Plaza de la Victoria y giramos a la Avenida Brasil.

Los nombres empiezan a volver de a poco y sé exactamente dónde tenemos que bajarnos. Caminamos por las pocas calles que nos separan del ascensor Reina Victoria y siento que volví a casa.

Fachadas pintadas en Valparaíso

Fachadas pintadas en Valparaíso

Le escribo a Pai y nos viene a buscar al ascensor. Ya estamos aquí. Empieza la versión 2.0 de Valparaíso. La versión consciente. Aunque esta vez sea por menos tiempo, estoy aquí. Así que respiro profundo, abrazo a Pai y doy comienzo oficialmente al regreso que más esperaba en este viaje.

¡DESCARGA TU GUÍA GRATUITA!

Resuelve todas tus dudas sobre el gran viaje mochilero de tus sueños y comienza a caminar hacia él

*

You have Successfully Subscribed!

¡DESCARGA TU GUÍA GRATUITA!

Resuelve todas tus dudas sobre el gran viaje mochilero de tus sueños y comienza a caminar hacia él

*

You have Successfully Subscribed!

¡DESCARGA TU GUÍA GRATUITA!

Resuelve todas tus dudas sobre el gran viaje mochilero de tus sueños y comienza a caminar hacia él

*

You have Successfully Subscribed!

¡DESCARGA TU GUÍA GRATUITA!

Resuelve todas tus dudas sobre el gran viaje mochilero de tus sueños y comienza a caminar hacia él

*

You have Successfully Subscribed!

Share This